Reseña: Esmalte de uñas Sárac - Origen soñado

Más allá del nombre, el color de este esmalte es im pre sio nan te. Así, silabeado. Según la luz, puede parecer un azul noche o un morado profundo. Las argentinas (al menos las que yo conozco) no están acostumbradas a este tipo de colores. Alguna, incluso, puede gritar horrorizada ¡Tenés las uñas pintadas de negro! Y no. Es azul. O violeta. Y queda lindo, así que a acostumbrarse. En otro artículo les cuento las reacciones cuando me pinto las uñas de verde. :)

La fórmula es un poco complicada,  de aplicación irregular. La primera pasada, bastante transparente, deja marcas que no solo pueden atribuirse al pincel. Una segunda pasada empareja todo y consolida el color que es hermoso, ¿ya se los dije?

Otro tema es el envase. Tan simpático y tan bonito, es una pesadilla a la hora de pintar. No solo es mucho más grande que los de otras marcas, sino que además cuenta con esa manijita que se mueve de aquí para allá, dejando su huella en las uñas recién pintadas si no se tiene cuidado, mucho cuidado. Por eso el consejo es sacar la manija antes de pintarse y ahorrarse angustias posteriores.

Resumen: si bien reconozco que no es un color para usar en una entrevista laboral o en la presentación del presupuesto 2011, está bueno para los fines de semana.