Reseña: esmalte Maybelline en Hot Salsa

Advertencia: esto no es un dèjá vu. Estoy al tanto de que ya hice una review de un esmalte coral, más precisamente Coral Me Wild de Revlon. Pero qué se le va a hacer, soy un tanto repetitiva y no es para tanto. Lo que sí es grave es que no me acuerdo cuándo compré este esmalte. Tenga la oscura sensación que fue de salida de una peluquería. Se sabe, hay pocos momentos de mayor vulnerabilidad femenina que cuando recién ha sido despojada de su melena.

Siendo justos, éste no es exactamente igual a aquél. Es coral, sí, no vamos a discutirlo, pero donde el Revlon pegaba naranja éste se va más hacia el rosa. Y es un poco más bolichero, si se me permite la expresión. La fórmula es bastante buena, amenaza a encapricharse en la primera vuelta pero a la segunda hace las paces consigo misma y queda muy bien. El pincel alcanza a cubrir sin problema la menudez de mis uñas casi en una sola pincelada, pero es firme y permite un buen control. En cuanto a la duración, es de largo aliento (siempre con base y topcoat). De miércoles a domingo o lunes sin novedades, digamos, a menos que seas como yo y tengas la tendencia a meter las uñas en cualquier lado. En los pies queda divino.

Resumiendo: otra buena alternativa al rojo. Super confiable.