De Asia con color

Desde hace un par de temporadas se usan los mates y los greiges, esos tonos tan difíciles de describir. En el último paquetito que me mandó Hermana#1 vino un esmalte que combina ambas características. La marca es Etude House, de la cual no había escuchado y/o leído hasta ahora. El sitio en inglés está en construcción y el sitio en japonés es éste. También hay en coreano y en chino. Yo de cultura asiática entiendo tanto como de camiones, todavía pierdo algún que otro roll por manejo indebido de palitos, así que le dejo a Dimitri la responsabilidad de describir la estética del sitio, ella que la tiene muchísimo más clara.

Yendo al esmalte en sí, es muy lindo. Ya hablé mil veces del color poco saludable de mis manos, y el tono cianosis de este esmalte les viene como anillo al dedo. Como un aura de enfermedad cool, no sé si se entiende. Probablemente no, ya sé.

La aplicación es ligeramente complicada. Seca inmediatamente, queda como lo ponés y no hay forma de arreglarlo. Por eso hay que arrodillarse en el tatami y desarrollar modales de geisha a la hora de usarlo.

La duración es breve, sobre todo porque para conservar el mate hay que resignar el topcoat. Breve como en tres días sin novedades, así que no deja de ser bastante potable.

Es probable que no lo use hasta el próximo otoño, aunque quién les dice. Me imagino un doble juego con el otro greige de mi colección y se me hace agua la cutícula.

¿Ustedes usan estos colores? ¿O son demasiado qué-sé-yo?