En la selva | Un esmalte de Revlon

Siendo una fanática de los esmaltes de Revlon, no sorprende que mi primer compra de vacaciones haya sido este verde precioso de la línea Colorstay. Ya tenía una buena experiencia con Fall Mood, por lo que me tenté casi inmediatamente. Rain Forest1

La base de Rain Forest es un verde oscuro y profundo, casi negro, en la que nadan miles de glittercitos verde claro. La textura es mucho más fina que lo que me esperaba, manejable y dócil. Ayuda muchísimo que el pincel sea bastante ancho y firme (mil disculpas, no saqué fotos), parecido al de los esmaltes de Rimmel. Una capa es casi suficiente, con dos el efecto es total. Además, seca rapidísimo. ¿Qué más se puede pedir?

Rain Forest3La duración es impresionante. Es una buena señal que a la hora de cambiar esmalte lo haga por aburrimiento y no porque se está fugando de mis uñas. Eso sí, sacarlo cuesta un poquito más de lo normal. El truco que siempre me funciona es apoyar sobre la uña el algodón embebido en quitaesmalte sin moverlo durante varios segundos y hacer un solo movimiento hacia el borde libre, sin titubeos. Así suelo deshacerme de la mayor parte del esmalte sin hacer una masacre en cutículas, dedos, palmas y sectores más alejados de mi anatomía.

Rain Forest4

Resumiendo: un color único, que llama la atención sin escandalizar. La fórmula y la duración son para sacarse el sombrero. Se postula como favorito para la próxima temporada invernal y alguna que otra noche de verano.