Reseña: cuarteto Charcoal Smokes de Maybelline

Estamos llegando casi al final de mi Maybelline Shopping Spree en lo que a sombras se refiere. Éste es el penúltimo cuarteto para reseñar y he aquí mis impresiones, opiniones, emociones (y etcéteras terminados en "iones") del caso. Como es habitual en estos cuartetos, los colores vienen señalados con diferentes palabras, que vienen a indicar adónde se coloca cada uno en caso de tener un ataque de desinspiración y no poder decidirlo por una misma. Lid (párpado móvil) es un gris amarronado bellísimo. Crease (pliegue) es un gris con tonos violetas lindo lindo. Brow bone (hueso de la ceja) es un plata interesante (aunque va a ser difícil que lo use ahí donde indica, soy una chica estructurada y solo uso cremas y vainillas bajo la ceja). Finalmente, Outer corner (la esquina externa del ojo) es un negro con brillos plateados.

Siendo sincera, a pesar de todo el amor que le tengo a esta pequeña paleta, hay que usar una base de color sí o sí. Bueno, no es para tanto. Ok, sí, hay que usar base. Si bien es bastante más pigmentada que la Seashore Frosts, todavía queda debiendo intensidad, sobre todo los colores que van en lid y crease (los más lindos de la paleta, obviamente). La textura, eso sí, es muy linda, nada polvosa y se difuminan bien. Sobre base y primer, duran bastante.

Resumiendo: es un cuarteto versátil. Recomendable 96.5%.