Sephora Color Diary: Relax And Unplug

Buenas, gente. Espero que hayan pasado unas buenas Pascuas. Llegamos al final (era hora, ¿no?) de review de las paletas de la Sephora Collection Color Diary. La última en cuestión es Relax And Unplug. Aquí encontrarán sentimientos confusos, ambivalencia, caos y un poco de fall out.

Si la ven así como al descuido, es una paleta amigable. No tiene colores estridentes y todo oscila entre el rosa y el violeta. La cordialidad de la paleta se acaba a la hora de aplicar las sombras. Es, por goleada, la que tiene menos pigmentación de las cinco. Siendo que todo oscila (valga la repetición) entre el rosa y el violeta, no es algo que lamente.

Arrancamos con un marrón cálido mate, otro clásico para el pliegue o como sombra de transición. Al lado un rosa que más que color aporta brillo. No mucho más. Después un rosa viejo con algo de marrón, de acabado mate, que está lindo, fijate. Al lado otro rosa shimmer, esta vez más avioletado, que pigmenta con algo más de ganas. El tercer rosa de la paleta, cálido pero algo displicente, también tiene brillo. Y terminamos con un violeta que sobre mi piel ni fu ni fa.

El rubor es un rosa muy pálido, con brillo. No me sienta (ni se me ve demasiado) pero no por eso deja de ser bonito. El brillo (tan cosquilloso como los otros) es mi favorito. No muy pigmentado, entre rosa y marrón, para todos los días y toda ocasión. Me encanta.

Resumiendo: pálidas y blondas doncellas que tocan el clavicordio podrán sacar más provecho que yo de esta paleta. Eso sí, al brillo me lo quedo yo.