Look discreto pero hasta ahí nomás

De vez en cuando, solo de vez en cuando, se me da por no pintarme con colores estridentes y vuelvo a los clásicos. En esos días la paleta Naked de Urban Decay es un must. Los colores son super sobrios pero con alto nivel de brillo y sedosidad, lo que hace que un look bleh pase a un look boom. Reseñas de esta paleta hay a patadas a lo largo y lo ancho de la Internet, por eso nunca hice una. Que baste con señalar que esta paleta es todo lo que se dice que es y más. Las sombras son a prueba de tontos, se esfuman solas. Y sí, hay bastante fall out, pero es el precio de la fama.

En este look usé las sombras que tienden más al rosado y al morado.

Lagrimal y cuarto interno, Virgin.

Segundo cuarto, Sidecar.

Tercer cuarto, Toasted.

Cuarto final y profundidas, Hustle.

Esfumé los bordes con Naked.

Línea superior de pestañas, el ya clásico delineador en gel de Maybelline.

Línea de agua, el lápiz 24/7 de Urban Decay en Whiskey (que viene con la paleta).

Línea inferior de pestañas, Hustle y Virgin.

Máscara de pestañas, quién sabe.

Look tranqui para visitar suegra, ir al zoológico o dar de comer al perro. Ustedes verán.