Reseña: NYX en Pumpkin Pie

Era en vano pretender que no importaba. La medalla era linda, pero no la que yo había pretendido desde el comienzo. Lo lindo no era suficiente para mí. Yo quería la gloria.

De Vanidad

Hace unas semanas les hablé de mis compras en la MUG Store. Es momento de empezar a reseñar y esta vez le toca a Pumpkin Pie.

Probablemente no habría elegido este color de no ser por la recomendación de Tania (de Makillarte, en YouTube). Es uno de sus labiales favoritos y puedo ver por qué.  El color es muy bonito, una mezcla de rosa y naranja muy natural y sentadora. Es apropiado para cualquier look de día y viene bien para ciertos looks de noche, ya que es casi un nude que complementa a la perfección un maquillaje de ojos un tanto colorido o hiper ahumado.

El envase es el clásico de los de NYX, con el color asomando en la base y el nombre en la parte superior, buenísimo para no tener que andar adivinando qué color es antes de abrirlo. La terminación es satinada y el brillo no es escandaloso. Tiene un perfume agradable, muy delicado, nada agresivo. Hasta ahí, lo bueno.

No sé si me tocó uno de una tanda medio defectuosa o qué, pero la aplicación es un parto. Miren que probé todo tipo de labiales, pero éste es el primero que aplicado directamente desde la barra queda como a rayas, desparejo, como si no pudiera adherirse a mis labios. No sé si se entiende, es bastante complicado de explicar. Tengo otros labiales de NYX y no me quedan así, no no. Después de un rato se asienta pero al menor movimiento se junta como en pliegues y queda bastante feo. No es taaaaaaan notable porque el color es clarito, pero yo lo veo y me molesta. Con pincel queda un poco más prolijo, aunque bastante lejos de impecable.

En cuanto a la duración, lo mismo de siempre: no soy parámetro.

Más vino, por favor. Gracias. Shalú.

Resumiendo: no sé qué decir. Me gusta el color, pero esa aplicación me desanima. Si alguien sabe cómo solucionar esto, me avisa.