Reseña: Sleek en Pomegranate

Ya filosofamos (?) acerca de esos rubores de colores indefinidos que vaya una a saber. Hoy les traigo la contraparte. In. Your. Face.

Pomegranate es de esos rubores que al primer vistazo intimidan, al segundo asustan y al tercero ya pasamos de largo y nos compramos un rubor rosado inofensivo.Pero como a casi todas las cosas de la vida, hay que darle una oportunidad a este muchachito que coquetea con la estridencia. Con mucho de fuscia y algo de ciruela, es perfecto para el invierno. Le da a las mejillas ese tono de "vine corriendo por la pradera cual Laura Ingalls respirando el aire fresco y huyendo de las abejas".

La textura es suave, muy suave, y tiene algo de brillo que solo se percibe en las mejillas como saludable y no como escandaloso. Es tremendamente pigmentado, lo que sumado al desparpajo del color lo convierte en un arma de doble filo. Se impone usar manos de hada y una brocha que no tome mucho producto. Una mofeta viene de pelos para estos casos y permite aplicar el color progresivamente. Nadie quiere parecer que pasó por la pistola automática maquilladora, aquel inolvidable invento de Homero Simpson.

Como ya dijimos en Suede, el packaging es lindo pero agarra las huellas digitales peor que un detective de CSI, así que no es el producto ideal para dejar abandonado en la escena del crimen.

Resumiendo: me lo imagino útil en muchos tipos de pieles. En pálidas doncellas que quieran un toque de rubor al mejor estilo qué pretende usted de mí, o sobre damiselas de piel más oscura que deseen un tono que realmente se luzca sobre sus mejillas. Queda en ustedes jugarse y probar.