Ménage à trois | Una paletita de Inglot

Inglot1 Inglot aquí en Argentina me queda lejos. De a de veras. Aprovechando las vacaciones en el Hemisferio Norte pasé a sacarme las ganas de probar estas sombras que tanto dan que hablar.

El error fue ir a último momento, con la tarjeta de crédito al borde del colapso. A eso sumale que tener la posibilidad de armar la paleta de tus sueños gracias al Freedom System. Me abataté, dicho mal y pronto. Entre moderada y apabullada con tanta cosa linda y tan poco billete, compré tres paletitas, una para mí, las otras para mis hermanas. La mía es ésta:

Inglot2Ah, sí, soy una loca bárbara y elegí unos colores súper revolucionarios. Mi razonamiento, con la neurona que me quedaba desocupada mientras las otras sacaban cuentas, era que ya que compraba más vale que eligiera algo ponible casi todos los días. Así quedaron de lado verdes y otras estridencias.

Inglot3La paleta en sí es una barbaridad de linda. Resistente, pesada, elegante, sobria. La tapa es magnética. Se corre y listo, ya sale del todo. Eso sí, el imán es súper fuerte y cierra perfecto. No hay posibilidad de que se abra por error.

Inglot4

Las sombras que elegí son:

  • 450 (pearl): amor a primera vista. Entre rojo y bordó, con mucho brillo y calidez.
  • 53 (AMC): ¿Es marrón? ¿Es morada? No sé, sí sé que tiene el nanoglitter más hermoso del mundo.
  • 360 (matte): lejos de ser aburrida, es la más versátil de las tres. Este café con leche con algo de gris por debajo va a ser un favorito.

No armé la paleta pensando en que los tres colores funcionen juntos, pero la verdad es que quedan bien. Ya les voy a mostrar.

Inglot5

Nota: como, insisto, soy una loca bárbara puse las swatches al revés.

La pigmentación es increíble. La textura es de locos. Súper suave, pero no tanto como para desarmarse al apoyar el pincel. Se dejan esfumar y tienen una extensa vida útil (?) usándolas sobre primer y/o una sombra en crema. Solitas, se los debo.

Resumiendo: si viven en Buenos Aires y pasan por algún local de Inglot, no se queden sin al menos darles una miradita. Son divinas.