Desde el tupper | Tres sombras de ColorFull

Ya hablamos del flagelo de los catálogos que se pasean de escritorio a escritorio. El de Tupperware me sorprendió por dos cosas: 1) el precio escandaloso de los envases de plástico;

2) el maquillaje intercalado entre los yerberos y los contenedores de fideos bajo el nombre ColorFull.

No pude con mi genio y compré varias cosas, que ya les mostré por aquí. Los esmaltes no resisten una reseña detallada. Huelen a mil demonios y no los pude usar más que una vez.

Las sombras son otra cosa. Vienen en unos envases de plástico bastante resistentes. Dato curioso: estos envases no son parejos en alto, a pesar de que todos traen la misma cantidad de producto.

color full5Primero compré Chocolate. Un marrón precioso que se convirtió en el compañero ideal de Tough As Taupe y Nutty. Después de la traumática experiencia con los esmaltes, me sorprendió la suavidad y la pigmentación de esta sombra que ya es un clásico en mis mañanas de atolondramiento adormilado.

color full8Envalentonada, pedí Humo y Esmeralda. La primera es un gris divino, con la misma calidad que Chocolate. Desde el nombre se anticipa que es ideal para un ahumado express. Ponele un poco de delineador y ya estás lista para salir.

color full7El verde es otra cosa. Queda debiendo en textura, pigmentación y duración, aunque no llega a ser un desastre. Hay que tratarla con paciencia y ponerle una base de color para sacarla más o menos buena.

color full6Son baratas (menos de 20 pesos, si mal no recuerdo), por lo que Chocolate y Humo me parecen una ganga. Sí siento que no me animo a experimentar mucho más con la marca. El olor de los esmaltes me va a perseguir de por vida.

color full4En la foto pueden ver cómo el verde queda en promesas, nomás. Las otras dos se portan muchísimo mejor.

Resumiendo: insisto, la palabra clave es ganga. No te van a cambiar la vida, pero si el presupuesto aprieta son una buena opción.