Una anomalía

MAC Pron Longwear blush en Make You Mine

Tengo a medio camino un post sobre las cosas que son re in de este lado del mundo, a menos en lo que a makeup y afines respecta, y que todavía no se me pegaron. Entre esas cosas está la fascinación por MAC. No es nada en contra de la marca, de hecho todo lo que tengo de ellos me gusta mucho, simplemente no me llama tanto la atención como otras. Por eso es raro que yo, en pleno uso de mis facultades mentales (o un estado similar), haya comprado este rubor.

MAC en Make You Mine

MAC en Make You Mine

Dos factores se complotaron para tan magno acontecimiento. Primero, un post de Temptalia. Ah, Christine, ella que todo lo reseña. Leo sus posts con interés pero sin devoción, no sé si se entiende. Su opinión no me pesa tanto como sus fotos. De vez en cuando, de las cientos de reseñas que saca esta buena mujer, algo me hace clic. Eso me pasó con Make You Mine. El segundo evento fue que remodelaron un Bloomingdale's por acá cerca y recibí una invitación para ir el día que inauguraban sumado a una gift card por 25 dólares. Y en Bloomingdale's hay, entre otras cosas, un stand de MAC. Después de analizar que 25 dólares eran un grano de arena comparado con el precio de unas chatitas que me gustaron al entrar al local (de TRES cifras en dólares estamos hablando, una locura), tuve que tomar una decisión abrumadora. O el rubor o el pincel 239, al que le tengo ganas desde hace rato. Pero como el pincel siempre está ahí y en ese momento pensé que Make You Mine era edición limitada (parece que no), me fui con el rubor. 

mac-make-you-mine-2.JPG
También uso el rubor (este y cualquier otro que no tenga tanto brillo) como toque final en el pliegue del ojo. Unifica todo el look y le da calidez a la mirada.
— No hagan esto en casa

Si ustedes creen que durante mi ausencia aprendí a describir colores, que la inocencia les valga. Con la limitada agudeza colorimétrica (?) que me caracteriza, les cuento que Make You Mine es un rubor en la gama de los naranjas oscuros, con tonalidades frías. Mirándolo de cerca tiene algo de brillo, pero en la piel queda casi mate. La textura es grandiosa, súper fácil de aplicar y esfumar. En mi piel morocha enfermiza queda natural, saludable, un encanto. Es de esos rubores que una puede poner así como al descuido porque no hay forma de ponerse demasiado. Bueno, calculo que si le ponés onda podés quedar como un payaso, gustos son gustos. Además, queda bien con todo. Con ojos ahumados, con labiales locos, con lo que sea. Y una vez en las mejillas, no se va a ningún lado.

Resumiendo

100% recomendable. Si andan con ganas de un rubor de MAC, éste es una buena opción. 

Nota bene: producto comprado con una gift card recibida en ocasión de la reapertura de Bloomingdale's. Mis opiniones, poco profesionales, son todas mías y no recibo compensación alguna por estos delirios. Todos los links están libres de intención y pecado.