Maridajes: Esta boca es mía

Durante años mi rutina de maquillaje fue súper estructurada. Ojos ahumados hasta las orejas, delineador negro, un poco de bronzer y un labial nude. Y listo. A medida que me fui metiendo en esto de probar y reseñar (?) productos, me arriesgué más con el tema labiales. Error tras error, fui tambaleando hasta dar de forma inesperada con mi color.

El lugar: el Duty Free Shop en Ezeiza. El motivo: unos inesperados pesos que aparecieron de la nada en un bolsillo de mi cartera. Con un pie en el avión que me traía de vuelta a California, miroteé por aquí y allá hasta que me topé con el mínimo escaparate de Bourjois. Acá no se consigue, así que husmeé entre la acotada selección de productos hasta que encontré un labial nude que me encantó. Obvio. Calculé que el presupuesto me daba para otro más, así que fui por la fórmula que me intrigó más: Rouge Edition Velvet, un labial líquido con acabado mate. Apurada por la inminente partida del avión, agarré Peach Club mientras pensaba: me voy a arrepentir tanto por esto. Error, craso error.

Fue amor al primer uso. Si me leyeron antes saben que uno de mis problemas es tener una tez que de saludable tiene poco. Más naranja que durazno, este labial inmediatamente le pone vida a mi cara, cayendo en la categoría de producto milagroso. A pesar de tener una textura dócil (el labial, no yo), quedó claro que hacía falta un delineador de labios. ¡A la baticueva! O sea, a Sephora. El compañero, 25 C, perfecto vino de Make Up For Ever. Estos lápices son maravillosos y a prueba de todo. 

El resultado inmediato de este maridaje no es totalmente mate. Tiene apenitas un efecto satinado que queda muy bien, incluso en esta boca que me tocó en suerte.

Welcome to Poreland!

Welcome to Poreland!

Con el paso de las horas el labial se va secando sin esa sensación de tirantez de tantos labiales mates. Sí empiezan a marcarse las líneas y arruguillas, pero no es para abrirse las venas con un hisopo. Además, tiene buena vejez. Se transfiere muy poco, no se apelotona en las comisuras ni deja parches. Probablemente ayuda el hecho de que uso 25 C como base en todo el labio, no solo en los bordes.

Otra cosa positiva de este combo es que puedo zafar con un look de ojos más bien tranquilo (y, por ende, rápido). #Points

Listo. Encontré mi color. Si bien es un poco bochinchero lo pienso usar durante todo el año. El amor es así (?).

Nota bene: productos comprados por quien escribe, a menos que se especifique lo contrario. Mis opiniones, poco profesionales, son todas mías y no recibo compensación alguna por estos delirios. Todos los links, de existir, están libres de intención y pecado.