Apenas | Maybelline en Taupe Craze

Entre los lanzamientos drugstore de los últimos tiempos, el fuerte está en los labios. Todas las marcas salieron con alguna fórmula revolucionaria, un acabado novedoso, colores para morir de amor. En medio de ese huracán de labiales, las sombras Color Molten de Maybelline pasaron casi desapercibidas. Yo iba tranquila transitando el camino de la indiferencia hacia estos dúos de aspecto vintage hasta que leí la palabra mágica. Sí, taupe.

Cabe aclarar que estoy tratando de comprar menos sombras individuales o dúos porque al final no los termino usando tanto como a las paletas, pero esto parecía demasiado prometedor como para dejarlo pasar. Emocionadísima, manoteé este dúo y lo traje a casa sin pensar demasiado, convencida de haber comprado sombras en polvo normales y silvestres. Si hubiera prestado atención, habría leído la descripción del producto en letras chiquitas que decía "cream to powder" y me habría ahorrado el soponcio que me dio cuando fui a swatchear las sombras. Cosa'e mandinga, me dije mientras trataba de descifrar una textura que no es crema, ni polvo, ni líquido, ni gel, pero sí sorprendentemente suave. En su sitio, Maybelline dice que es un pigmento micro-gel que se funde con un toque líquido. Para mi torpe sentido del tacto es una sensación mucho más loca.

Pero mientras la textura te deja boquiabierta, la pigmentación desilusiona. Es cierto que el tono más claro es bastante parecido a mi tono de piel, pero así y todo le falta sopa. El taupe es apenitas menos tímido, dejándome con ganas de más. El acabado, mirándolo bien de cerca, es divino. Un brillo super natural, apenas perceptible según cómo lo roce la luz.

En mis párpados la cosa no cambia mucho. Quizá en una piel mucho más clara que la mía se noten más, quién les dice. Ahora bien, la sutileza en la pigmentación y el brillo delicado hacen que este dúo sea perfecto para el no-makeup makeup. Con un primer de base para unificar el tono de los párpados y prolongar la duración de la sombra, un poco de máscara de pestañas y un delineador color piel, estas sombras dejan la mirada súper iluminada y natural sin demasiado esfuerzo. El color claro sobre el párpado, el taupe esfumado en el pliegue y voilà, dos horas más de sueño en un instante. No les pidan más, eso sí, para un look más completo y elaborado miren hacia otro lado.

La duda es si ese otro lado estará en algún otro dúo de la línea o si todos serán así de discretos. Hay un Plum Fusion que me tiene intrigada, pero la combinación de colores necesita tener buena pigmentación. ¿Me animo o lo dejo pasar?

Nota bene: productos comprados por quien escribe, a menos que se especifique lo contrario. Mis opiniones, poco profesionales, son todas mías y no recibo compensación alguna por estos delirios. Todos los links, de existir, están libres de intención y pecado.