Maridajes: Por la línea

Post breve para decir Sí, estoy viva y para hablar de cómo piloteo el tema de la prolijidad ahora que uso labiales más estridentes.

Como ya habrán visto en miles de tutoriales, después de usar un labial bochinchero está bueno pulir las líneas con un poco de corrector, siempre y cuando este sea del mismo tono que la base. He de decir que me pone un poco nerviosa ver en algunos casos una línea blanca rodeando una boca roja. Culpo a Instagram (?). 

Este truquito me sirvió para sacar del cajón del olvido a el HD Lightning Concealer de e.l.f. en light. Lo compré en un haul violento en el sitio de e.l.f. y no me gustó. Para nada. Cabe aclarar que el único lugar donde uso corrector todos los días es en las ojeras y apenitas, nada de ese triángulo furioso a lo Kardashian. Para eso este corrector no sirvió, queda espantoso en esa zona tan delicada (y ligeramente arrugada). Ahora bien, sobre el Pointed Foundation Brush de Real Techniques (otro que sufrió el cajoneo) pasa al frente y se hace cargo del contorno de los labios like a boss. Hay gente que usa pinceles más chiquitos para la tarea, pero yo no tengo tanta paciencia. Además, me gusta que el emprolijado no parezca tan intencional.

Pura ganancia este truco: boca prolija y uso de productos olvidados. Qué más queremos, señoras y señores. ¿Helado? Bueno, ronda de helados, paga la casa.

Y esto es todo por hoy. ¡Buena semana a todos!