Arnet no me quiere

Arnet (para las que son de afuera, mi caprichoso proveedor de Internet) me dejó sin servicio el viernes pasado. Las explicaciones son ambiguas y no hay vista de solución a corto plazo. Esto, en una casa 100% freelance, es una catástrofe. Por eso no estuve posteando estos días, y por eso ahora estoy en lo de mis suegros tratando de compensar el tiempo perdido (hasta ahora esperaba cándidamente que Arnet solucionara esto con rapidez). Si bien ocuparme del blog está en el tope de mis preferencias, al decir de Homero J. Simpson, esto no compra mucho maní. Ergo, tengo que encargarme de las cosas que sí compran productos y servicios antes de poder reseñar cosas de vuelta.

En fin, volveré y seré posteos. Espero, además, que Arnet vuelva en breve.

De ilusiones también se vive.